La Malinche: ¿Traductora traidora o intérprete mal interpretada?

Que el español sea una de las lenguas más habladas del mundo, es una realidad. Que la mayor parte de hispanohablantes se hallen en América es otra, y que ello es fruto de la conquista y expansión que los españoles llevaron a cabo hace más de medio mileno es ya un hecho histórico. Es gracias a esa expansión colonizadora que el español sea hoy en día una lengua de vital importancia en la mayoría de organismos internacionales de carácter global. Los grandes conquistadores difundieron el castellano (ahora español) por todos esos nuevos territorios, y el conquistador del imperio Maya y Azteca (actual República Federal de Méjico) el gran Hernán Cortés es uno de los máximos exponentes de este gremio histórico. El conquistador que fue retratado en nuestros antiguos billetes de mil pesetas no se sirvió solamente de soldados, caballos o armas de fuego; para mantener y entablar contacto con las culturas indígenas del Nuevo Mundo, Hernán Cortés estuvo acompañado de algunos nativos; normalmente esclavos regalados que se convirtieron en instrumentos muy útiles para negociar y entablar diálogo con las civilizaciones a las que ellos mismos pertenecían. 

VIDA DE LA LENGUA-Una de las esclavas que más facilitó la tarea a Cortés fue la Malinche, una mujer acusada y alabada, poco conocida en la historia, pero siendo a la vez según el mismo Cortés una persona de vital importancia para la conquista del Nuevo Mundo (“Después de Dios, le debemos la conquista de la Nueva España a Doña Marina”. (Carta de Cortés)), una persona llena de misterios y multitud de acepciones llenas de connotaciones positivas y negativas. La mayoría de los historiadores data el nacimiento de esta erudita entre los años 1502 y 1505 en una provincia del Imperio Azteca llamada Coatzacoalcos (actual sur de Méjico). Pocos son los archivos y documentos históricos sobre
la Malinche, pero sí podemos afirmar que era hija de nobles, y su habla natal fue –debido a la región azteca donde vivió- la lengua náhuatl. Al ser noble conocía perfectamente el sistema socio-político de los aztecas, como también su religión y costumbres. Esta polivalente noble poseyó multitud de nombres, en diferentes lenguas y como adaptaciones a las mismas, se le conoce por todos ellos, ya sea
Marina, Doña Marina, Malintzin, Malintzin Tenépal, Malinal, Malinalli o Malinalli Tenépal. 
Pero para esta noble -con nombre de volcán- la vida dio un giro radical al caer en cautiverio maya, y viajó desde su región azteca natal hasta la península del Yucatán (uno de los paraísos tropicales más famosos del mundo que constituía en Imperio Maya, aunque hoy en día forma también parte de Méjico). Durante su viaje y estancia como cautiva en tierra enemiga,
la Malinche aprendió el idioma maya, así como también las costumbres y jerarquías de esta cultura famosa por sus matemáticas y astrología.
 

EL ENCUENTROCuando Hernán Cortés llegó a Tabasco en 1519, derrotó al cacique de esta población y
la Malinche junto con otras diecinueve  jóvenes fueron dadas a Cortés quien aprovechó las facultades lingüísticas de nuestra protagonista para asegurar su propia posición social. Hay evidencia certera de que, una vez que se alineó con la causa española, fue totalmente leal a Hernán Cortés, a pesar de las múltiples oportunidades que tuvo para traicionarlo.
Bautizada por los españoles obtuvo el nombre de doña Marina. 
Los españoles, y en especial Cortés, comienzan a tomar en consideración a una mujer que poco a poco demostró como sus conocimientos eran idóneos y necesarios para el avance español por aquellas tierras. Ciertamente Hernán Cortés adquirió altos cargos en las sociedades mayas y aztecas, pero ellos fueron posibles en gran parte a la gran labor de doña Marina, una traductora de textos y escritos, así como una intérprete personal y fiel. En un principio cuando Cortés llegó a las regiones de habla náhuatl, hacia el occidente por la costa del golfo, la Malinche interpretaba entre el náhuatl y el maya para Jerónimo de Aguilar, que sabía interpretar entre el maya y el español. La asociación de Cortés con Marina (y Jerónimo de Aguilar) fue muy estrecha, la joven aprendió la lengua castellana en pocos días. Al poco tiempo Doña Marina era ya una mujer poderosa, un arma más potente que las de fuego y más valiosa que la plata. Tal fue su valoración, que Cortés no la admiraba únicamente como consejera personal, sino también como amante, fruto de su amor fue Martín Cortés.  Marina resultó ser indispensable para Cortés. Lo acompañó como intérprete y se convirtió en su persona de confianza, su consejera, su amante, llegó a ser conocida como la mujer del capitán.  Un diamante en bruto que se pulió y embelleció, haciéndose poderosa como tal piedra preciosa, pero su final estaba cerca, y su historia se evaporó como el diamante cuando arde. 

EL OCASO-Toda aventura, historia y leyenda tiene su fin. La Malinche encontró su fin a la misma vez que el imperio azteca. Una vez conquistado la mayor parte del territorio del actual Méjico, Marina acompañó a Cortés a Hibueras, donde se reencontró con su familia. Pasado un tiempo se casó con Juan Jaramillo en la localidad de Oxtotipac; junto a él, doña Marina tuvo un segundo hijo, pero en este caso fue una niña. Una epidemia de viruela arrebató la vida a nuestra protagonista. Este dato difiere entre los historiadores y escasos documentos, los tres años tratados son 1527, 1529 y 1530. Sea como fuere con ella murió una de las figuras más importantes del panorama del Nuevo Mundo así como uno de los pilares fundamentales para la expansión del imperio español por aquellas lejanas tierras.Una vez muerta doña Marina, Malinche o  Malinztin se convirtió más en leyenda que en figura histórica. Pero debemos quedarnos con su importante función como una de las traductoras e intérpretes más brillantes de toda la historia, mujer creadora de una nueva nación para algunos, mujer traidora para otros. 

TRADUCTORE TRAIDORE– Sobre la Malinche se ha dicho de todo, para bien y para mal. Son dos visiones muy diferentes las que circulan alrededor de la labor que realizó esta azteca en su momento. Para la mayoría de los centroamericanos el término “malinche” se ha convertido en un sinónimo de traidor. Una persona malinche es aquella que prefiere lo extranjero a lo nacional, que huye de su cultura y se refugia en otras. Una persona malinche es “el indio seducido por el conquistador”, aquella para algunos que traiciona su pasado aliándose con el enemigo. Así podemos hablar de “malinchismo”, término lleno de connotaciones negativas para los mejicanos.


Por otra parte muchos piensan que doña Marina no fue una traidora, más bien fue una creadora, una conciliadora y una visionaria. Recordemos que pertenecía a la alta jerarquía de la cultura sureña del Imperio Azteca, una mujer conocedora de todo cuanto funcionaba en su tierra natal. Quizás Malinche comprobó como su sociedad no funcionaba, y ya no sólo no funcionaba, también se desvaloraba y desacreditaba en sus constantes guerras y conflictos bélicos contra los de su misma raza. Malinche quizás vio en los españoles una forma alternativa de conseguir una nueva paz, una nueva sociedad y una mejora de su civilización. Más que traidora quizás fue creadora de una nuevo sistema o al menos la base de ello.Efectivamente pudo dejarse seducir por los españoles, pero qué ser humano cautivo y prisionero por enemigos (recordemos que los mayas y aztecas mantenían relaciones hostiles) no iba a encontrar en el enemigo de su enemigo su amigo.
La Malinche también pudo ver quizás en los españoles una forma de liberación, pues dejó de tener funciones de esclava y pasó a ser una mujer valorada –a principios del siglo XVI- por los mismos españoles, así como también respetada. Doña Marina se realizó como mujer junto a los españoles, pues fue madre, se casó y pudo reencontrarse con su familia antes de morir.
No es de extrañar que ella sea como muchos llaman “la lengua de Cortés”, en verdad lo fue. Las palabras de Cortés se convirtieron al maya y al náhuatl a través de Marina, así como los indígenas expusieron sus intenciones y trasmitieron sus pactos y tratados en lengua nativa al castellano por mediación de
la Malinche.
 

Para finalizar, diré que es contradictorio y estúpido considerar a la Malinche como una traidora, y en especial que sean nuestros hermanos de lengua materna, los mejicanos, quienes lo crean. Pues Méjico actual existe como tal tras la llegada de españoles, su lengua oficial es el español y su cultura es en muchos aspectos similar a la nuestra. No se puede recriminar a una figura histórica como la Malinche la traición nacional, pues la nación mejicana no existía. Solamente el imperio azteca y maya -que luchaban entre sí y cuya lengua es muy distinta la hablada por los mejicanos- eran las naciones existentes, es decir, los mejicanos acusan a doña Marina de traicionar a la nación, pero qué nación; ¿una que no existía? Marina además no era mejicana, era azteca, los mejicanos son los hijos de aztecas, mayas y españoles. Nuestros hermanos mejicanos se equivocan al juzgar a su antepasada, cuando deberían de apreciar la gran labor que esta mujer realizó para fundar las bases del actual Méjico. Nuestros amigos mejicanos deben contemplar a la Malinche no como una traidora, más bien como una madre en parte fundadora de una nueva y gran nación, la de Méjico.

LA FUERZA DE UN NOMBRE La “lengua de Cortés” fue llamada al venir al mundo “Malinalli”, este nombre hace referencia a una hierba usada por aztecas para hacer cuerdas, así como también denominada uno de los veinte días del mes azteca mexicatl. Pero como he dicho, tuvo varios nombres, también se le llamaba Malinalli Tenépal. La palabra náhuatl “tenépal” significa “persona que tiene facilidad de palabra, que habla mucho y con animación”. Llegamos a la conclusión de que Malinalli era una mujer de elocuencia y cuyo don era el del habla, lo cual sumado al dominio de lenguas la convierte en lo que fue. A la hora de bautizarla, un cura español le dio el nombre de Marina. El homónimo del nombre español, Malina, se convirtió en Malintzin (el sufijo náhuatl “-tzin” denota respeto). Cortés era conocido como Malintzin-é, porque los indígenas no podían pronunciar bien la “r” española, de manera que Cortés y Malintzin eran conocidos por casi el mismo nombre. Luego, al tratar de pronunciar este nombre náhuatl, los españoles cambiaron el sonido suave de “tzin-é” a la “ch” española y el resultado fue Malinche.Díaz del Castillo coincide en que, debido a su asociación cercana con Marina, a Cortés también lo llamaban Malinche, lo cual, de acuerdo a Díaz, se traduce como “El capitán de Marina”. En el libro Conquest of Mexico, Prescott también afirma que Cortés era llamado “Malinche”, pero lo traduce como “capitán” y dice que La Malinche quiere decir “La mujer del capitán”.

CM

3 respuestas a La Malinche: ¿Traductora traidora o intérprete mal interpretada?

  1. balder dice:

    La malinche se caso en el poblado de “HUiloapan ” actualmente entre NOgales y Cd Mendoza en Veracruz México.

  2. lupita dice:

    es tan interesante pero deberian poner antes de la llegada de los españoles

  3. anonimo dice:

    LA PERSONA QUE ME LO ENVIO ESTA TODAVIA ASOMBRADA DE LO OCURRIDO, YA QUE ELLA DICE QUE LO HIZO POR HACERLO Y QUE PIDIO ALGO QUE CREIA CASI IMPOSIBLE DE LOGRAR PROBEMOS. * Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quieras estar (tres veces…)… * Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para ti mismo(a) (seis veces)… * Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste en el no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)… * Ahora haz un ultimo y final deseo acerca del deseo que escogiste. * Despues de leer esto tienes 1 hora para mandarlo a 15 temas y lo que pediste se te hara realidad en 1 semana. A la mayor cantidad de gente a quien lo mandes mas fuerte se hara tu deseo. Si tu escoges ignorar esta carta lo contrario del deseo te sucedera, o esto no sucedera jamas………….. Que tus días estén llenos de logros y tus noches de sueños copia y pega esto en 15 o + tema—10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: